¿Por qué certificarse?

La certificación orgánica funciona como una herramienta para la transparencia y trazabilidad en todos los niveles de la cadena de producción de alimentos o productos. De esta manera, la certificación es necesaria para asegurar una competencia justa entre productores de bienes.

Los productos verificados y consecuentemente certificados ostentan un valor adicional, que se proyecta en la confianza de los consumidores en cuanto a seguridad alimentaria y a métodos de producción ambientalmente sanos. Es así como la certificación orgánica contribuye igualmente al mejoramiento del perfil del producto, en mercados locales e internacionales.